Grupo Andino

Conectadas – Conferencia de Mujeres en Bogotá

Con mucha expectativa se llevó a cabo la conferencia de mujeres en la ciudad de Bogotá. Conectadas fué el tema que se desarrolló con la asistencia de cerca de  400 mujeres en el auditorio del colegio Americano.  Olivia Hudson de la Iglesia en Virginia. (USA) y Ángela Moreno, hermana que nació espiritualmente en Colombia y que ahora vive en California, fueron las conferencistas invitadas para este año.

Angela Moreno y Olivia Hudson
Ángela Moreno (California) y Olivia Hudson (Virginia)

Con el tema Conectadas todas las mujeres asistentes pudieron disfrutar de una charla acerca de compartir unas con otras y tener una convivencia afable, amando a Dios y a los demás. Teniendo claro, que amarlo es obedecerlo, todo el auditorio pudo repetir lo mismo. La lección además de teórica y clara, fue práctica, a través de un ejercicio propuesto de mirar a los ojos a una hermana que estuviera al lado y expresarle cuánto Dios la ama. Fue un tiempo muy conmovedor, donde en general se pudo sentir un impacto en el corazón de cada una de las asistentes, entendiendo cuanto se necesita obedecer a Dios, perdonar a las personas,  ir en contra de la propia voluntad y no dejarse llevar por los sentimientos, es por lo que Dios dice en su palabra, no es opcional es un imperativo y hay que hacerlo.

De varias congregaciones en el país asistieron hermanas e invitadas a esta tarde de alabanza y compartir de las escrituras. Les dejamos algunos testimonios:

Diana Páez de Duitama nos comparte:  El Viaje desde Duitama a Bogotá se planeo con un mes de anticipación antes de la «Conferencia Conectadas».  Las hermanas se animaron a asistir  y varias reunieron dinero,  pidieron permiso en sus trabajos y finalmente 9 hermanas, una invitada y la hija adolescente de una discípula viajaron a Bogotá a la conferencia. Salimos a las 8 30 a.m. y llegamos sobre las 12 m, almorzamos con otras hermanas de Bogotá que ya conocíamos y pasamos una cofraternidad muy agradable,  finalmente sobre las 4 de la tarde nos dirigimos a la conferencia.   Mi idea inicial era que las hermanas aprendieran, se animaran etc. Pero durante la exposición del tema empecé a aprender Yo … Salir de la zona de confort. Las preguntas que se hicieron me pusieron a reflexionar.   Qué no he cambiado fué la pregunta que surgió del estudio de la palabra en Juan 14:23 – (Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra morada en él. NVI) Amar a mi prójimo y dejar mi comodidad y zona de confort en la relación con mi Padre y mi hija, tomando el ejemplo de Olivia en su experiencia personal con su Padre.

Para conectarnos con Dios necesitamos conectarnos y dejar nuestra comodidad atrás, y para conectarnos con otros dejar las cosas viejas y hacer lo nuevo como la dice la escritura 2 Corintios  5:17. Para agradar a Dios. y animar a otros a que alcancen la salvación a través de Jesús.

Le preguntamos  a Ángela Moreno acerca de su participación como conferencista y muy amablemente nos cuenta lo siguiente:

Estoy muy agradecida con Dios por haberme dado la oportunidad este año de visitar no sólo mi ciudad natal, pero la iglesia que me vió nacer espiritualmente. Estando a miles de kilómetros de distancia de Bogotá, no es fácil mantenerse conectada con la iglesia, pero esta conferencia fue una oportunidad maravillosa para estrechar aún más los lazos que han existido por más de dos décadas con mis amadas hermanas Bogotanas. Desde que supe que iba a venir a la conferencia de mujeres empecé a conectar no sólo con las hermanas que estaban trabajando en la organización, pero también con mi querida amiga Olivia Hudson, la conferencista invitada. Venía con muchas expectativas ya que, aunque el año pasado había participado compartiendo una clase durante la conferencia de mujeres, esta vez iba a tener la oportunidad de compartir más tiempo con las hermanas. Dios utilizó no solo el espacio como tal de la conferencia, pero todo los momentos de confraternidad que tuvimos antes y después.

Durante estos tiempos, me animó tanto escuchar las historias y ejemplos de fé de hermanas que por más de 20 años se han mantenido fieles a Dios y su palabra. En la conferencia, Olivia nos compartió una clase muy contundente sobre las expectativas de Dios para conectarse con nosotros y también un ejemplo muy concreto de su propia vida sobre cómo conectarse con otros superando las barreras del dolor y la falta de perdón. También, tuve el privilegio de compartir una parte de mi testimonio de cómo he podido conectar con Dios y su palabra durante los últimos 26 años de mi vida. Muchas de mis hermanas en Bogotá sabían de las pruebas y dificultades que tuve que pasar en los primeros años de mi caminar con Dios. Pero me sentía en deuda con ellas porque no había tenido la oportunidad de compartirles las lecciones tan valiosas que Dios me había enseñado en medio del dolor y la incertidumbre de esas pruebas. Fue un momento para cada conectar de una manera más profunda y personal con mis hermanas y amigas en Bogotá. Toda la gloria a nuestro gran Dios que nos permite disfrutar de una vida en abundancia en donde no hay límites para conectar con Él y con su familia.

La mayoría de hermanas salieron bastantes conmovidas y movidas a obedecer a Dios, estuvieron muy agradecidas. A Dios sea toda la Gloria.

Comparte esa noticia con otros

Deja el primer comentario